¡ La mesa está lista!

A las puertas como estamos de las grandes celebraciones navideñas, me gustaría recordaros aquellos detalles que no deben faltar en vuestra mesa en la que vais a agasajar y sentar a todos vuestros invitados.

LA MANTELERIA:

– El muletón: Se pone directamente encima de la mesa y debajo del mantel. Su principal función, además de la de dar un aspecto mullido a la mesa, al ser de algodón o lana, es la de proteger la mesa ante el posible derrame accidental de algún líquido. Es muy importante que se ajuste bien a la mesa y que no queden pliegues para que las copas no pierdan el equilibrio al ponerse encima.

– Mantel: En ocasiones tan especiales como son las comidas o cenas navideñas, aprovecha para vestir la mesa con los manteles de hilo, lino ó algodón. ¡Sácalos de los armarios de la ropa especial y si son antiguos e importantes, mejor! Que mejor ocasión que las cenas de Nochebuena o Nochevieja o la comida de Navidad.

– Servilletas: Las servilletas cuanto más grandes, mejor, como las de antes. Se coloca a la izquierda del plato, encima ó en el lado derecho, doblada de forma rectangular o triangular.

LA VAJILLA:

– Bajo-plato: Es de un tamaño superior al resto y sobre él se dispondrán el resto de platos. Su razón de ser es la de que entre servicio y servicio, no se quede un comensal sin plato delante, ya que esto no es correcto en protocolo. No tienen porque ser solo de plata, cada vez es más frecuente encontrarlos en estaño, cristal o de cuaquier otro material que dignifique y decore la mesa.

– Plato llano: Será el siguiente plato que coloquemos sobre el bajo-plato. Nunca se colocarán dos platos llanos uno encima de otro. Una vez terminado el primer plato, se retirará de la mesa, y se cambiarán por otro plato nuevo.

– Plato hondo o sopero: Lo colocaremos en la mesa desde el principio de nuestro almuerzo o cena si lo primero que vamos a servir en el menú es alguna crema. Si es consomé lo que servimos, se pondrán sus correspondientes tazas, especiales para ello y distintas de las otras, mas planas y con dos asas. Una máxima que debemos recordar sobre el protocolo en la mesa, es que al preparar el servicio de mesa solo colocaremos lo que se vaya a utilizar. Si no se va a utilizar el plato sopero, no deberemos de ponerlo, si no se va tomar vino blanco, no pondremos copas de vino blanco, etc .


LA CRISTALERIA:

La colocaremos en la parte superior, justo delante del plato de izquierda a derecha según el siguiente orden:
– Copa para el agua: Puede ser de tamaño superior o igual al resto. Cuando nuestros invitados se sienten a la mesa, esta copa deberá de estar ya rellena nunca más de 4/5 de su totalidad.
– Copa vino tinto: Colocada junto a la del agua y de tamaño igual o ligeramente más pequeña. No se debe rellenar más de la mitad de su contenido.
– Copa vino blanco: Solo la pondremos en la mesa si vamos a servir en el menú pescados o mariscos. Suele ser más pequeña que el vino tinto y a veces de color verde.
– Copa de champagne, cava o licor: Lo más correcto es que no la coloquemos en nuestra mesa hasta el momento en que se vaya a utilizar, pero si decidimos colocarla desde el principio, se dispondrá a continuación de la de vino blanco, y ligeramente retrasada del resto.

LA CUBERTERÍA

Deberemos de colocarla en la mesa para facilitar su manejo dispuesta de fuera a dentro por el orden en que vayamos a utilizarla y en el lado de la mano con la que se coge para ser utilizada.

En el lado derecho del plato y de fuera a dentro encontraremos:

– Pinzas para marisco: Si como primer plato se va a servir marisco.
– Cuchara: Si vamos a servir en nuestro menú sopa, crema o consomé como primer plato.
– Pala de pescado: Cuchillo específico para comer pescado, con forma de pala y sin filo. Se coloca con la parte cóncava hacia abajo.
– Cuchillo de carne: Cuchillo de gran tamaño, específico para comer carne. Se coloca con el filo hacia adentro..
En el lado izquierdo del plato y de fuera a dentro:
– Tenedor de pescado: Tenedor en forma de horca con tres o más púas.
– Tenedor de carne: Tenedor en cuatro púas y gran tamaño.
Delante del plato, entre éste y las copas, pondremos los cubiertos para el postre.
– Cucharilla: Es la más externa respecto al plato, tendrá el mango hacia la derecha y la parte cóncava hacia abajo.
– Tenedor de postre: Con cuatro puntas y pequeño tamaño, será el siguiente a la cucharilla de postre y tendrá el mango hacia la izquierda. Púas hacia arriba.
– Cuchillo postre: De pequeño tamaño y con punta roma, es el cubierto de postre más próximo al plato. Filo hacia abajo y mango hacia la derecha. Aunque el postre sea de textura blanda, es recomendable ponerlo, porque sirve para ayudarte. El ejemplo más claro, es empujar el último trozo de flan a la cuchara.

– Platillo del pan: Plato pequeño colocado en la parte superior izquierda para servir panes individuales.

– Centros de mesa: Al poner la mesa para una comida con invitados y si queremos adornarla, se pondrá un centro de flores de acuerdo con el tipo de comida que vaya a tener lugar. Pueden ser secas o naturales, pero nunca artificiales.
El volumen y la altura (veinte centímetros como máximo) deben de ser escasos, para que no entorpezca la visión ni la conversación entre los invitados.
No deben tener demasiado perfume -como las gardenias, los nardos o el jazmín – que anulen el aroma de los platos de la comida
Dependiendo del largo de la mesa, pondremos un solo arreglo floral en el centro o varios si disponemos de espacio. Siempre debe de ponerse un número impar.

– Señalador de lugar: Si nos animamos a protocololizar nuestro almuerzo o cena, asignando a nuestros invitados un lugar en la mesa, deberemos de colocar delante de los cubiertos de postre unas tarjetas con el nombre del comensal para que puedan identificar su sitio.

– Minuta: Si tenéis tiempo y os apetece que vuestros invitados recuerden el menú que habéis preparado con ocasión de esta cita, animaros a preparar una minuta con la descripción de todos los platos. El lugar más correcto para colocarla será encima del plato o a la derecha de los cubiertos.

– Jarras y botellas: No debemos colocar las botellas y las jarras en la mesa principal. Lo mas adecuado es disponer de una mesa auxiliar para el agua ó el vino tinto y una cubitera de pie en caso de ser bebidas que se sirven frías.

A la hora de empezar a servir los alimentos deberemos empezar sirviendo el agua, seguimos con el pan, el primer vino y ofrecemos el primer plato.

Existen muchas formas de servir los alimentos, por lo que podremos elegir cual es la que más nos gusta y más cómoda nos resulte para el tipo de almuerzo o cena que vamos a realzar:

– Emplatado: Los alimentos vienen desde la cocina servidos directamente en el plato. Este tipo de servicio viene muy bien si queremos decorar el plato de alguna forma especial. Se sirve siempre por la derecha.

– A la inglesa: Los alimentos vienen en fuentes desde la cocina y la persona encargada de servir la comida lo hace por por la izquierda.

– A la francesa o a la Federica: La persona encargada de servir la comida se coloca a la izquierda y es el comensal el que se sirve.

– En gueridón: La comida sale de la cocina en fuentes que se presenta al comensal y se dejan en el gueridón donde se emplata. Se sirve por la derecha.

– A la rusa: Similar al de gueridón, pero las piezas vienen sin trinchar

El orden del servicio a los comensales empezará por las mujeres, siendo siempre la primera la de mayor edad por respeto y terminado por la anfitriona. Después los varones en el mismo orden y siendo el anfitrión el ultimo.

Si se tratase de una comida muy informal en la que los invitados se sirven personalmente, la fuente se hace circular de izquierda a derecha.

Si tenéis la oportunidad de servir el café y los licores en otra zona separada de la mesa principal de la comida, conseguiréis crear otro ambiente diferente propio para seguir con la tertulia, mientras vosotros recogéis la mesa para uniros después a la misma.

Siguiendo estas pautas seguro que vuestros invitados no podrán poner ninguna pega a vuestra mesa y el menú preparado para la ocasión lucirá tanto como se merece.

Animaros a hacer una foto de vuestra mesa y enviármela por correo a blanca.otamendi@cuestiondeprotocolo.com . Con mucho gusto y cuidado las analizaré y publicaré en la Web con mis comentarios.